13 ene. 2015

"UN MILLÓN DE GOTAS" de VÍCTOR DEL ÁRBOL

SINOPSIS:
Gonzalo Gil es un abogado metido en una vida que le resulta ajena, en una carrera malograda que trata de esquivar la constante manipulación de su omnipresente suegro, un personaje todopoderoso de sombra muy alargada. Pero algo va a sacudir esa monotonía. Tras años sin saber de ella, Gonzalo recibe la noticia de que su hermana Laura se ha suicidado en dramáticas circunstancias. Su muerte obliga a Gonzalo a tensar hasta límites insospechados el frágil hilo que sostiene el equilibrio de su vida como padre y esposo. Al involucrarse decididamente en la investigación de los pasos que han llevado a su hermana al suicidio, descubrirá que Laura es la sospechosa de haber torturado y asesinado a un mafioso ruso que tiempo atrás secuestró y mató a su hijo pequeño. Pero lo que parece una venganza es solo el principio de un tortuoso camino que va a arrastrar a Gonzalo a espacios inéditos de su propio pasado y del de su familia que tal vez hubiera preferido no afrontar. Tendrá que adentrarse de lleno en la fascinante historia de su padre, Elías Gil, el gran héroe de la resistencia contra el fascismo, el joven ingeniero asturiano que viajó a la URSS comprometido con los ideales de la revolución, que fue delatado, detenido y confinado en la pavorosa isla de Názino, y que se convirtió en personaje clave, admirado y temido, de los años más oscuros de nuestro país. Una gran historia de ideales traicionados, de vidas zarandeadas por un destino implacable, una visceral y profunda historia de amor perdurable y de venganza postergada; un intenso thriller literario que recorre sin dar respiro la historia europea.



   Son muchas las sensaciones que una novela puede dejarme al terminar de leerla, incluso a lo largo de su lectura, positivas o no tan positivas (si son negativas, no doy ocasión a verle el fin). Algunas de ellas me dejan un tanto indiferente, con el regusto a simple entretenimiento, sin mucho más; en otras, sin embargo, el buen sabor de boca que me queda tras cerrar sus tapas me lleva habitualmente a catalogarlas de dos formas: como "una buena novela" o como "un novelón". En el primer caso, la obra puede haberme encantado, decir de ella que es preciosa, incluso que me ha tocado el alma. Pero el termino "novelón" siempre llena mi boca cuando no solo el fondo y la forma es magistral, sino cuando además deduzco el enorme trabajo que la novela lleva inmerso entre sus letras, cuando me cuesta adivinar el extenso número de horas que el escritor ha podido invertir en la documentación previa que le permita recrear la ambientación y manejar los datos de la historia con la maestría con la que lo hace, cuando deduzco que una simple frase insertada en un párrafo descriptivo -con la ligereza de quien todo lo sabe- puede llevar implícitas, sin embargo, horas y horas de investigación. Un millón de gotas es un novelón, lo mires por donde lo mires. Y Víctor del Árbol no es solo el autor de esta novela, es un consumado ESCRITOR, así, con mayúsculas, porque no todos los autores de novela son escritores, por mucho que ellos se empeñen en autodenominarse así; escribir es un arte y un oficio, y yo soy de la opinión de que no todos llegan a dominarlo como para ostentar ese calificativo.

   En Un millón de gotas se dan cita dos historias contadas de forma paralela en dos hilos temporales diferentes -interesantes por igual- que terminan confluyendo en una sola, porque en realidad conforman una sola historia. Constituyen el pasado y el presente de los personajes que circulan por ella, la causa y el efecto de cuanto acontece: la época de la Rusia stalinista, de la España franquista, las guerras y el cariz duro y sangrante de la barbarie desplegada sobre ciudadanos inocentes a manos de quienes ostentan el poder -en unos casos- o de quienes han de integrarse por obligación en la maraña bélica acatando órdenes para sobrevivir, poniendo a prueba la propia naturaleza humana que termina por ser moldeada contra la voluntad a costa de situaciones límite, recreadas y ambientadas magistralmente por el autor; y por otro, la búsqueda de la verdad por parte de quienes crecieron con ideales falsos, rodeados de mentiras que resulta peligroso descubrir, amores que no lo fueron, odios ocultos y alimentados por autodefensa, ideales capaces de ser vendidos por interés propio o ajeno, lides entre el bien y el mal, separados por una delgada línea y sin la certeza de saber con seguridad donde acaba uno y comienza el otro... 
   A lo largo de las hojas que soportan la historia, el autor juega con la intriga de forma estudiada, va desgranando detalles de una trama compleja perfectamente hilvanada y entretejida haciendo que mantengamos de principio a fin ese afán de hilar los acontecimientos que nos permitan formar el puzzle completo, darle explicación, y lo hace a lo largo de ambas historias, permitiendo incluso que el lector disponga a veces de una información de la que los propios personajes carecen, haciéndonos contrastar la verdad con lo que ellos creen. Un planteamiento y un desarrollo muy hábil y muy inteligente por parte del autor.

   Un millón de gotas es una novela que no puede leerse en cualquier momento. Requiere implicación y atención, por la cantidad de personajes que circulan por la historia y por la cantidad de detalles que Víctor del Árbol deja caer a lo largo de la trama como si fueran ese millón de gotas que ostenta su título y que deberán formar una lluvia completa y coherente que nos haga entender lo que ocurrió. Y porque cuesta asimilar la crudeza con la que, a través de unos personajes profundos y bien definidos, muestra el alma humana, en la que hurga para desnudarla y hacer que la contemplemos cuando circunstancias extremas pueden sacar a la palestra lo peor de nosotros, de nuestra naturaleza, de nuestra esencia primitiva e irracional desatada por el instinto de supervivencia. 

   Recrear una historia compleja como la que encarna Un millón de gotas es complicado, denota un gran trabajo, esfuerzo y habilidad. Contarla de la forma además en que lo hace Víctor del Árbol es cuestión de talento, de mucho talento, no solo por su estructura, sino también por la calidad de su narrativa, de la que me declaro admiradora fiel.

   Fondo y forma. El autor aúna ambas cosas en esta novela y supera la prueba con sobresaliente. Creo que no tengo que decir que tiene en mí a una lectora en potencia de sus demás obras, a las que espero hincarle el diente no muy tarde.


5 comentarios:

  1. No veo el momento de ponerme con ella pero seguiré tu consejo y la dedicaré el mejor momento,
    besucus

    ResponderEliminar
  2. He leído varias reseñas de esta novela, todas muy positivas. Se nota que tú la has disfrutado y espero encontrar el momento para leerla. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Tu lo has dicho, y poco más hay que añadir, Un millón de gotas es un "novelón" y Víctor del Arbol un magnifico "escritor". Besos.

    ResponderEliminar
  4. Tengo que leerlo, tengo que leerlo...
    Besotes!!

    ResponderEliminar
  5. He leído La tristeza del samurái de este autor y me gustó mucho así que seguro que ésta también me va a encantar.

    ResponderEliminar

Estamos en GOODREADS

Estamos en GOODREADS
Pincha en la imagen.

Lecturas 2017.

Blog Archive

Audio relatos

Blogs literarios

Unordered List

Mi Ping en TotalPing.com
Con la tecnología de Blogger.

Blogroll

Seguidores