"ELLAS TAMBIÉN VIVEN".

Déjate cautivar, emocionar y sorprender por ellas.
Ya están dando que hablar..., porque sus historias no son lo que parecen.


* Se ha dicho: 

"Los relatos de este libro, enganchan, seducen, sorprenden. Son amenos, originales a la vez que comunes, específicos a la vez que universales, funcionales y actuales, de lenguaje eficaz y de una claridad luminosa por sencilla." Juana Castro, poeta y escritora.

"Una pequeña joya, un libro muy especial..." "Desde la primera página quedas atrapada por ese primer relato y según vas avanzando, te das cuenta de que no quieres que acabe, sino que quieres leer más relatos de unas mujeres que han aprendido a luchar por ellas mismas."  Lourdes, blog literario Libros que voy leyendo. 

“Su colección de relatos muestra un brillante manejo del lenguaje, una prosa reflexiva en lo que sienten, viven, desean y piensan las mujeres... Es, seguramente, más que un libro femenino, una obra que trata de bucear en lo femenino que hay en nuestro alrededor y en nuestro interior." Revista Carta de España (Ministerio de Trabajo e Inmigración). 

“Nada más abrir el libro y me sumergí en su lectura, devorando cada página con esa ansia y velocidad que caracterizan a las historias interesantes y bien escritas.”  Belén Márquez, escritora y administradora del blog Entre Libros. 

"Los relatos están escritos con gran calidad en su prosa, dominando las descripciones, transmitiendo sentimientos y con algún final que sorprenderá al lector." Ana Machancoses, web literaria Anika entre Libros. 

“Todos y cada uno de los relatos de este libro tienen algo que os hará reflexionar.” Natalia, blog Arte Literario.

"Si tuviera que calificar con un sólo adjetivo a los relatos que componen "Ellas también viven" lo haría con el de sorprendente. Y es que me han sorprendido mucho, muchísimo." Laky, blog Libros que hay que leer.

"He disfrutado muchísimo con la prosa de esta escritora: sencilla, fluida, cercana, fresca. Y de este modo Pilar consigue meternos más en las historias. Es imposible dejar de leer. Al igual que es imposible destacar una sola de sus historias. Todas brillan por igual." Margari, blog Mis lecturas y más cositas.



 **********************
Dieciséis mujeres. Dieciséis relatos.
Imagina una ventana abierta al interior de cada una de nosotras desde la que puedas ser partícipe de nuestras historias, de nuestras experiencias personales, profesionales o familiares transformadas en vivencias alegres, amargas, terribles o apasionadas, impregnadas de sentimientos y emociones que te conmoverán. 
 Explora nuestros rincones del alma, del corazón, del instinto y de la razón. 
Adéntrate en nuestro mundo, déjate sorprender y desliga, si eres capaz, lo ficticio de lo real.
ISBN 1ª Ed.: 978-84-9991-079-6
ISBN 2ª Ed.: 978-84-9991-507-4
Nosotras también soñamos, amamos, sufrimos… Somos partícipes de múltiples e interesantes vivencias con las que disfrutamos, aprendemos, reímos o lloramos, con las que crecemos física y emocionalmente, y que gustamos de compartir abiertamente con quienes nos rodean. Calificadas injustamente como el sexo débil y relegadas en muchos casos al silencio y al olvido, gozamos de buenas razones para alzar nuestra voz y expresar sin miedo lo que pensamos, lo que sentimos, lo que opinamos y lo que vivimos, en conjunción con la riqueza de matices que envuelve nuestra femenina forma de ser y que, indudablemente, nos hace ser especiales.

****

Ellas También Viven
constituye una manera de asomarnos a algunas de las situaciones reales que conviven día a día con la mujer actual, si bien, mezclados con las pinceladas de ficción necesarias para que todas sus  historias adquieran, al leerlas, un atractivo muy especial. Aquí te dejo un pequeño esbozo de algunos de ellos. De otros, como del mejor de los secretos, prefiero no hablar para no truncar esa maravillosa sorpresa.  


Prostitución…
  Los escasos minutos que permanecí junto al quicio de la puerta con la nuca rígida y el gesto contrariado, abducida por aquel atentado a mi intimidad, me parecieron eternos. Una de aquellas mujeres de rostro acartonado e insultantes labios rojos me devolvió la conciencia cuando se dirigió a mí con irónica sonrisa.
- ¿A quién buscas? –me preguntó bruscamente centrando su atención en la tarjeta de visita que pendía de mi chaqueta-. Si eres puta como nosotras, pasa y siéntate –escupió a bocajarro-. Hasta las diez no vienen a recogernos.
"FALSA APARIENCIA"


Conflicto pasional…
   Lo he vuelto a ver. Acababa de dejar a mi hija en el colegio y él ha cruzado a escasos diez metros de mí, con paso firme y decidido, sonriéndole al mundo, como siempre. Me quedé tan sumamente bloqueada que no supe reaccionar. ¡Dios mío, estaba guapísimo! En apenas un minuto cambié de opinión una decena de veces, dudando si tocar el claxon, gritar su nombre o dejarlo pasar. Parece inverosímil la velocidad a que puede trabajar la mente y su capacidad para buscar burdas razones con que justificar la actitud. Deseé pasionalmente un nuevo encuentro con él, pero mi equilibrio emocional y mi estabilidad marital necesitaban apartar de mi vida su endiosada imagen.


"ENTRE DOS FUEGOS"


Infidelidad conyugal… 
   Camino de vuelta a casa, no puedo dejar de admitir que me sentí tremendamente aliviada cuando pensé, y hasta casi aseguré, que en la vida de mi marido no existía ninguna otra mujer que no fuera yo, nadie con quien competir por su tiempo, su dedicación, sus atenciones o sus cuidados. ¡Y ahí fue cuando caí en la cuenta! Ahí fue cuando caí en la cuenta de que llevaba años sin competir con nadie, aunque sí con algo. Y después de pensar, repensar y meditar en profundidad, mi grado de preocupación comenzó a engordar soberanamente a medida que me iba percatando de que mis cuernos no tenían nada que envidiarle a los de mi amiga Lola.


"UNA ABIERTA INFIDELIDAD"


Presuntuoso carácter...
   Cerré los ojos y afirmé ligeramente con la cabeza mientras intentaba hallar la forma de subirme a aquella bestia empecinada en mordisquearme el trasero. ¡Qué ridículo! Había soñado infinidad de veces con mi glamurosa entrada en el pueblo desbordando clase y sex-appeil como Eva Longoria y que todos los hombres se enamoraban perdidamente de mí. Y nada más lejos de la realidad. Hice mi entrada a lomos de aquel zopenco guiado por la antítesis de George Cloouney, exhalando aroma a Christian Dior con esencia de burro y con una incipiente lumbalgia por el terrible traqueteo del camino.
"EL LENGUAJE DEL AMOR"

Violencia de género…
   - Estoy embarazada.
   Las palabras de mi hija Blanca resonaron en el comedor como un trueno ensordecedor y una sacudida eléctrica me erizó la nuca. Bajé la cuchara lentamente haciendo un sublime esfuerzo por no derramar la sopa y miré a mi marido completamente aterrorizada. La rigidez de sus labios hizo que me tensara aún más, temiendo una reacción que no se hizo esperar. Pedro se levantó de la silla completamente envarado y rodeó la mesa lentamente bajo la mirada ignorante de Blanca. Tomando un impulso atroz le cruzó la cara con el dorso de la mano como un látigo afilado. Blanca cayó al suelo completamente atónita por cuanto acababa de ocurrir, llevándose la mano al rostro y cuestionando mi actitud con furtiva mirada. Yo estaba cobardemente petrificada, pero aún así, la creciente marea de indignación que comenzó a inundarme me obligó a levantarme. “¡A mi hija, no; a ella no!” – me repetí una y otra vez. Osé cruzar con Pedro una mirada desafiante y aquello fue suficiente para que me reventara el labio de una sacudida.
"PRESA DE MI VIDA"

Enfermedad…
   A partir de ahí dejé de escuchar, como si en mi mente se hubiera producido un cortocircuito de seguridad. Selectivamente atendí a ciertas directrices que debía cumplir a partir de ese momento, colándose por las rendijas ciertos términos como biopsia, tumoral o maligno. Ni siquiera sé si albergó dudas sobre una posible benignidad. No la oí. .
"QUIERO OTRA OPORTUNIDAD"

Dificultad económica…
   Su noticia me llenó de satisfacción, tomando en consideración que el número de visitas a un salón de belleza es directamente proporcional al de cumpleaños, ahora ya no celebrados, y que la cruel e inflexible congelación salarial de estos dos últimos anuarios –y aquí es donde hago constar la incidencia de la crisis- no me permite seguir costeando que mi estilista habitual acabe con el caprichoso gusto de mi cabello por volverse blanco.
"Y LA CRISIS LLEGO AL PELO"


Lecturas 2018.

Estamos en GOODREADS

Estamos en GOODREADS
Pincha en la imagen.

Audio relatos

Con la tecnología de Blogger.

Blogroll

Seguidores