17 nov. 2014

PRESENTACIÓN DE "¿A QUÉ LLAMAS TÚ AMOR?" EN MADRID. CRÓNICA.




   He estado un buen rato planteándome cómo enfocar esta crónica, si contaros el hilo de acontecimientos que se fueron sucediendo, como quien narra una película grabada, u os contaba mis impresiones, mis sentimientos, lo que yo vi. Creo que lo primero ya lo ha hecho alguno por ahí, así es que prefiero volcar aquí cómo me sentí, las sensaciones que tuve, las emociones de un fin de semana muy completo que me han dejado con una resaca que contrarresta el resfriado y la afonía parcial que me traído de Madrid :)


  Las puestas de largo siempre marcan, las primeras veces en las que se hace cualquier cosa también, aunque yo estoy convencida de que siempre hay algún detalle que hace que todas las que puedan venir detrás también sean especiales, sin lugar a dudas. La de Madrid era la presentación literaria, la que prometía reunir en una misma sala a lector@s, bloguer@s y facesbooker@s en mayor medida, la que me permitiría dar un abrazo a quienes siempre veo como una imagen estática en un cuadradito a la izquierda de un comentario, de un estado, de un post. Y a quienes deseaba ver sonreír, gesticular, hablar con voz propia para sentirlos vivos, más vivos aún de lo que ya los veo a través de la pantalla de un ordenador. Y así fue. Me sentí como en casa, entre amigos, con un aura de cariño a mi alrededor que ya me sorprendió desde que por la mañana comencé a ver el anuncio de mi presentación compartido unas cuantas veces por la red, alentando a los amigos madrileños a compartir ese momento conmigo, con nosotras, y decenas de comentarios y mensajes sucediéndose con buenos deseos de éxito y de disfrutar del momento. 

   Todo fue muy rápido. Las horas dedicadas a la planificación del evento, a los intentos de aprenderme un discurso en el que pretendía conjugar lo que me mueve al escribir, el trasfondo que impera en esta historia y que quería transmitir a través de ella, mi visión particular del amor y de las relaciones de pareja tras reflexiones de larguísima duración a lo largo de mi vida, además de un breve resumen que pusiera en antecedentes a los futuros lectores de lo que van a encontrar en la novela se redujeron a un paso del tiempo fugaz, en un ambiente y en una compañía tan agradable que terminó en un suspiro. Vi rostros que esperaba encontrar allí, eché en falta algunos que me habría encantado conocer o volver a ver y tuve la suerte de disfrutar de otros que no sabía que llegarían, al margen de la satisfacción que me supuso ver cómo algunos de quienes visitaban el Fnac por algún otro motivo se detenía a escuchar durante un rato al pasar frente a nosotras. 
 
Ana Coto, editora de Palabras de Agua y escritora.
  
    Qué deciros de quienes me acompañaron en la mesa. Un placer y un honor contar con ellas. Compañeras de letras y amigas con las que comencé a charlar al segundo de encontrarnos como si nos hubieramos visto decenas de veces antes personalmente. Al igual que con otr@s amig@s con los que pude burlar por fin la pantalla del ordenador para vernos cara a cara y charlar por un buen rato. 

Mayte Esteba, escritora.
   Saludé, abracé, besé, agradecí, sonreí y reí. Dejé que Mayte Esteban y Ana Coto hablaran de mi novela y de mí y conté lo que quería contar con más temple del que pensaba. Leí el primer capítulo de la novela emocionada por volver a adentrarme por unos minutos en la piel de Jana, una protagonista que me ha hecho disfrutar al darle vida y que estoy segura de que lo seguirá haciendo tras conocer a quienes se decidan a darle la bienvenida; una protagonista nacida de mis entrañas a la que echaba de menos. Y traté de contestar a cuanto me preguntaron, basándome en mis propias creencias, en mi forma de pensar y de sentir, en mi manera particular de entender la literatura y esta experiencia que estoy viviendo. 

  Me ha encantado leer por ahí más de un comentario que muestra el sentimiento de haber pasado una buena tarde, de haber disfrutado del encuentro, de la presentación, de habernos conocido. Eso es lo que me vale. Esa era la intención. 

   Llegué a casa con resaca. Me habría gustado compartir más tiempo con quienes estuvieron allí, pero a veces las dosis pequeñas te dejan con mejor sabor de boca, con ganas de más. Y así estoy. Deseando repetir experiencia, deseando seguir bebiendo de las emociones que me brinda una aventura que no me explicó bien cómo empezó ni sé cómo ni cuándo acabará, pero que disfrutaré a tope mientras dure. 

 Con Juan de Dios Garduño y Ana Coto, editores de Palabras de Agua, y Ana Belén Rodríguez y Teresa Hernández, esritoras.



Con Lidia Casado, blog Juntando más letras.
Con Alberto González, amigo y lector sub-cero de esta novela.

Con Yolanda, Contxi, Espe y Pepe Hervás, reseñistas de Ciao! y blogueros.

   

Con Rafael R. Costa, escritor.

Lecturas 2018.

Estamos en GOODREADS

Estamos en GOODREADS
Pincha en la imagen.

Blog Archive

Audio relatos

Con la tecnología de Blogger.

Blogroll

Seguidores