14 dic. 2014

BLOGUERO INVISIBLE 2014: "CÓMO DECÍRSELO".





   No sabía cómo decírselo, ni siquiera si debía de hacerlo. Ignoraba lo que él pensaba del amor, jamás lo escuché hablar de él. Aunque ahora sé que en nuestros juegos de adolescentes la dialéctica solía quedar rezagada, relegada a un plano secundario al que se anteponían señales mucho más elocuentes a través de las que adivinar los sentimientos, las emociones de aquellos que formaban parte de nuestro universo elegido. Pero yo no siempre sabía leerlas y la sombra de mi timidez me retenía sin permitirme indagar abiertamente en su significado.
   ¡Cuánto tiempo lo soñé en silencio…! ¡Cuántos pensamientos desbordados por mi vida imaginando una relación con él en la que me sentía amada…! ¡Cuántas veces desearon mis ojos haberse convertido en imanes de un polo opuesto a los suyos para atraerlos durante horas! Sentí que avanzaban los días a demasiada velocidad, como empujados por un viento de tormenta que se lleva hasta lo más preciado sin poder evitarlo. Y me embargó la inquietud, tornada en la obligación de hacer algo, de mover ficha en un tablero de ajedrez en el que deseaba que tan solo jugáramos los dos, a solas, frente a frente.
   Divagué durante un tiempo que me apremiaba demasiado, eligiendo las palabras que debían pronunciar mis labios sin temblor ni titubeo cuando estuviera ante él, pero se me aflojaban las piernas de solo pensarlo y mi mente olvidaba cada tres segundos cómo tenía que hilar mi confesión de amor. Hasta que aquel juego dejó que un rayo de luz inundara mi vida, como un rayo de sol aplastando la penumbra hasta hacerla evaporar. Aquel “amigo invisible” puso en mis manos un trozo de papel doblado con su nombre estampado en las entrañas. Mi regalo debía ser para él, la novela que escogiera en aquel intercambio literario organizado por Ana iría destinada a Álvaro. Y allí encontré la oportunidad.
   Abrí el libro buscando pasajes emblemáticos que hablaran de amor y no dudé en rodear con un círculo lo que mi corazón clamaba a gritos: 

Pag. 34: “Me enamoré de ti en el mismo instante en que te vi.”. Pag. 87: “No puedo borrarte de mi mente, apartarte de mi cabeza.”. Pag. 168: “¡Cuánto daría por que me quisieras!”. Pag. 302: “Te amo con toda mi alma”.

   Lo envolví con manos temblorosas y lo envié, cerrando los ojos, con el deseo de que mis señales no produjeran un distanciamiento entre nosotros, sino el estrechamiento de unos lazos que se tornarían de un rojo intenso partiendo del azul de la amistad. Y esperé. Días. Semanas. Un mes.
   Un paquete inesperado llegó a casa, ya había recibido mi regalo, no sabía qué podía ser. Un efluvio de romanticismo me alcanzó de lleno al descubrir la novela que se escondía tras el papel. La hojeé con rapidez y no tardé en apreciar un círculo rojo en una de las últimas páginas, próxima al fin, abarcando el texto que me hizo llorar:
   “Quiero estar contigo. Para siempre.”



   La literatura entretiene, une, estrecha lazos, nos hace compartir gustos afines... Y por qué no: canaliza las emociones propias o ajenas, nos permite sentirlas y hacerlas sentir, establece un diálogo entre personajes reales y ficticios, entre quienes leen y son leídos, entre quienes son testigos de una historia y quienes la protagonizan.
    Ana Kayena Gómez aúna la lectura, el regalo y la ilusión para estrechar lazos entre los que rulamos por este mundillo con una clara afición común: la literatura. Y lo hace en forma de Bloguero invisible desde hace unos años, convirtiéndose en una costumbre preciosa que ya forma parte de nuestra Navidad particular. Os invito a participar pinchando el enlace en el que la propia Kayena lo explica genial, si es que aún no sabéis cómo va.
    La novela que yo regalo este año no podía ser otra que la mía propia; sería una mala madre si no quisiera que Jana se marchara en busca de algún lector o lectora para estrechar su mano, su mente y su corazón. Y lo hago además porque creo que tiene cosas interesantes que decir y que compartir, con independencia de la opinión que pueda merecer después por parte de quien la reciba en casa si, finalmente, se decide a leerla.
    Os dejo la portada y sinopsis como adelanto. Y mi deseo de que disfrutéis al máximo de esta iniciativa y de la lectura de aquel que os toque, sea el que sea.

Un beso para tod@s!!!



   Jana, una atractiva periodista próxima a los cuarenta, se siente hastiada de sacrificar su vida en favor de su matrimonio con Julio, un escritor de éxito centrado en sí mismo y en su profesión. Tras tomar la decisión de romper con todo, Hugo –un nuevo compañero de trabajo– irrumpe en su vida haciendo que descubra una parte de sí misma que desconocía. La atracción sexual que surge entre ambos parece no tener límites, empujándola a vivir experiencias impactantes que provocarán en ella un dilema moral para el que no sabe si está preparada. 
   Julio y Hugo, dos caras de una misma moneda llamada AMOR que marcarán la vida de Jana.
   ¿A qué llamas tú amor? Una novela intimista de corte erótico que puede alterar las bases de tu propia relación.





"Nunca sabrás de antemano si lo mejor es lo que has perdido...
o lo que está por llegar."  

4 comentarios:

  1. Muchas gracias por participar, Pilar y más con tu novela, que tiene una pinta estupendas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Ays, a ver si hay suerte y eres mi bloguera invisible... Cruzo los deditos, los cruzo..
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Seguro que Jana está deseando viajar y muchos participantes deseando ser los afortunados de recibirla. Yo también participo, lo pasamos genial con esta iniciativa de Ana.
    Besitos

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué buena entrada! Creo que nosotras nos hemos conocido de otra manera, porque a los camellos de Correos se les cayó el regalo en algún lugar desconocido. Un abrazo y estamos en contacto.

    ResponderEliminar

Estamos en GOODREADS

Estamos en GOODREADS
Pincha en la imagen.

Lecturas 2017.

Blog Archive

Audio relatos

Blogs literarios

Unordered List

Mi Ping en TotalPing.com
Con la tecnología de Blogger.

Blogroll

Seguidores